11 octubre, 2016

El acoso escolar es cosa de todos

stopbullyingsign

En este Blog hace tiempo decidí contar lo más bonito que pudiera, todo lo que me viene a la cabeza y pudiera ser útil a los padres de niños con autismo. Siempre busco una visión positiva, un momento dulce y un sueño compartido con todos vosotros. Pero hoy necesito cambiar, por una sola vez, y avisando de antemano, el tono, el destinatario y la filosofía... Hoy voy a hablar de algo terrible, y voy a dirigirme a todos los padres, los de niños con autismo y los que no. A cualquier padre que tenga un hijo en edad escolar. A ti, a mi, a cualquiera....

No ha transcendido su nombre, pero yo la voy a llamar María, porque como nos contaban en el cole a los que hicimos clase de religión, María era una niña que no había cometido ningún pecado, y nuestra protagonista tampoco. María caminaba por el patio de su colegio cuando sonó el timbre que informa a los niños del fin del recreo, y mientras iba a su fila, cogió el balón de los niños un poco más mayores que jugaban al fútbol con la finalidad de que se dieran cuenta que el patio había llegado a su fin, y se pusieran en las filas de retorno a sus clases... Y ese fue todo su pecado... El que le llevaría al infierno.

Aquellos monstruos disfrazados de niños reprendieron a nuestra María, la empujaron, la zarandearon y la tiraron al suelo, mientras le gritaban que las niñas no pueden jugar al fútbol, y le escupían machismo y odio por partes iguales, decidieron que no era suficiente, que la lección aún no estaba aprendida, el correctivo sería físico... Aquellos hijos de la gran puta disfrazados de mini personas, y que nunca llegarán a seres humanos, le dieron patadas y golpes de todo tipo a María que notaba como su cuerpo se laceraba y abría en heridas que sangraban, y no entendía que el profundo dolor que sentía era un riñón que se desprendía de su lugar natural a consecuencia de la tunda propiciada por esa gente inmunda y que la llevaría al hospital no una, sino a día del presente, ya dos veces...

nena-palma-krlg-620x349abc

Y hasta aquí os hablo de María, porque ya no hay más que decir de ella, al menos por ahora. Tendrá que crecer, vivir con su trauma e intentar refugiarse en el hecho de que los malvados son los demás y que ella es inocente, es pura... Ella es una víctima de una sociedad que enferma y no muere, aunque quizás debiera hacerlo. Y digo de una sociedad porque ahora comienza el baile de respuestas de este circo al que llamamos mundo.

Los profesores lanzan un comunicado en Facebook diciendo que esto es "amarillismo" periodístico, que ellos no son responsable de que NI UN SOLO ADULTO estuviera presente en el patio de aquella escuela en el momento del recreo. Que se ha exagerado un hecho cotidiano. COTIDIANO!!!!!!!!!!! DE VERDAD???? El acoso escolar debería ser tratado por los profesores como cualquier cosa, menos cotidiano, un niño que sufre, UN SOLO NIÑO QUE SUFRE es un drama señores, pónganse a trabajar. Y no caigáis en la tentación de decir que los profesores esto o aquello, a favor y en contra... ¡NO! Me niego este no es un problema gremial, es un problema de un grupo de personas, ese grupo de personas que entiende que un desprendimiento de riñón fruto de una paliza es cotidiano. Los profesores que yo conozco no lo creen así. Pero no me voy a quedar en esos profesores pseudo humanos, voy a seguir mi lista....

Los padres de los agresores... ¿Dónde están? Ser padre y todos sabéis que lo soy implica ayudar y proteger a tu hijo, pero pido a Dios que no me ponga ante esa prueba... Ser el padre de María es el infierno para todos, pero no quiero pensar en la posibilidad de que un día sea Rafael quien acose a otro niño (muy recientemente he oído el caso de un niño con TEA acosado por otro también del espectro). Estadísticamente es más probable que un desgraciado se aproveche de su condición y le haga la vida imposible a mi pequeño querubín. Y me preocupa mucho mi reacción ese día... Pero, si fuera al revés, si un día descubro que es mi ángel, el niño de mis ojos que me cambió la vida y me hizo avanzar, quien está humillando a otra persona... Creo que sería igual de terrible para mi. ¿Qué se siente cuando miras a tu hijo y piensas, este monstruo es mi hijo? ¿Por qué los padres no han ido a hablar voluntariamente con la policía? ¿Por qué ninguno ha escrito una pública disculpa por los actos de su desalmado vástago? ¿Ya han encontrado una excusa? El entorno, las compañías o la televisión ¿tienen la culpa? ¡NO! En ese patio no había ningún adulto vigilando, y en sus casas tampoco. Porque me niego a pensar que entre los que decidieron patear a María, los que decidieron que era su nuevo balón de fútbol, no haya habido ningún indicio previo de violencia, ningún síntoma de que ese niño tiene tanto odio metido en su corazón.

¿Y los padres de los demás niños? Y no me refiero a los demás niños del cole, que bastante duro tiene que ser saber que tu hijo asistió a un linchamiento y no hizo nada para impedirlo... Hablo de los demás padres del mundo. ¿Qué estamos haciendo? ¿Nos hemos sentado a reflexionar? ¿Sabemos qué tenemos en casa? ¿Hemos pedido a nuestros hijos que nos expliquen como es su cole? ¿Qué pasa allí dentro?

bullying

Hoy me dirijo a todos nosotros, como colectivo universal, como padres de todos los colores, blancos, negros... y sí, también azules. El futuro de los hijos de los demás está en nuestras manos tanto o más que el de los nuestros. Coge a tu hijo y explícale que el diferente no es malo, solo distinto, coge a tu hija y dile que la niña gordita, pelirroja o que lleva un pañuelo en la cabeza puede ser divertida si se preocupa en conocerla. Pero sobre todo dile a todos los niños que puedas, que si ven que algo le sucede a otro niño, nunca miren a otro lado, que os lo cuenten a vosotros, que se lo digan a todos los adultos posibles, porque algunos quedamos que haremos lo que sea por proteger a los más débiles.

El acoso escolar es cosa de todos, ayúdanos a crear un mundo mejor, ayúdanos educando a tu hijo en el respeto. No miremos para otro lado, porque nuestros hijos aprenden muy poco de lo que les decimos, pero todo aquello que hacemos.

Eso sí, empieza hoy. Porque en los dos días que he tardado en escribir esto, a un niño con autismo le han esperado unos cuantos de sus compañeros, y le han encerrado en un vestuario, y mientras le daban una paliza le cantaban el cumpleaños feliz... Ah! ¿No te había contado que era el día de su cumpleaños? Pues si, lo era, y ese, el regalo de sus compañeros de clase.... Y si te consuela saber que ese niño tiene autismo y el tuyo no, olvidas que María no lo tiene y que su único pecado fue tocar un balón de fútbol.

Educar es cosa de todos, acabemos con el acoso escolar DESDE HOY.

Rafa Suñer

2 respuestas a “El acoso escolar es cosa de todos”

  1. Mercedes dice:

    Este mensaje tiene el 100 por ciento de cierto, no nos quedemos con los brazos cruzados siendo parte de la indolencia, no permitamos que ningún niño sufra siendo víctima de otro niño, víctimas son n distinción de condición y sobre todo tener una mayor atención en quienes no pueden expresar o no saben expresar su dolor… Debería existir una condena imperdonable para aquellos que careciendo de toda empatía abusan de una persona que tiene una condición distinta y que desgraciadamente lo hace aún más indefenso

  2. Manuel Garcia dice:

    Rafa, por desgracia no soy padre pero creo que es de ser humano estar contigo al 100% y más no porque no se puede, por desgracia esto se ve cada día en las aulas, recreos clases y en la calle, yo no imagino hace unos cuantos años algo así sin que profesores oy padres pusieran, no solo el grito en el cielo, sino que tomaran medidas contra los alumnos por parte del profesorado y contra los hijos por parte de los padres, si yo llegara a mi casa después de cometer semejante salvajada no imagino a mi padre buscando una excusa, pero si lo imagino avergonzado y buscando dos cosas, ver dónde falló en mi educación y ante todo, como poder ayudar a mitigar algo que ya no tiene vuelta atrás y es el daño causado. Esto ya no se ve en los padres de hoy. Como tu bien dices, siempre habrá una excusa para estos salvajes .. triste, muy triste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2015 EXTRAordinarios
Siguenos en facebook