11 agosto, 2016

A ti, que te has rendido

670250_20160206212157

Hola mamá azul,

Me escribes para decirme que te has rendido, que ya no puedes más. La realidad ha podido contigo y no eres capaz de tomar ese paso, no puedes seguir adelante con aquello que te habías planteado, te has rendido. Me dices que te han vencido, que eres una cobarde y que ya no puedes más. Me relatas los motivos que te impiden avanzar en la dirección que tu cabeza y tu corazón te marcan pero que no eres capaz de seguir. Y terminas disculpándote conmigo por no ser capaz de hacerlo.

Lo haces porque sabes como pienso. Lo haces pensando que debes hacerlo, porque siempre llamo a la batalla y pido un punto más de sacrificio. Y sobre todo lo haces porque piensas que no poder seguir te convierte en débil, y crees que yo soy muy fuerte y por eso estoy lo bastante por encima del bien y del mal como para juzgarte y concederte el perdón que ahora necesita tu alma que siente que ha fallado... Me pides perdón a mi, porque necesitas pedirte perdón a ti misma y perdonarte. Pues no te perdono, y ahora te explico los motivos...

No te perdono porque no soy quien para hacerlo, porque cuando tomas una decisión en el sentido que sea, eres tú quien vivirá con ella, y créeme, lo que menos debe importarte es lo que sientan los demás con ella. Si aciertas o incluso si te equivocas tienes derecho a hacerlo.

No te perdono porque no soy mejor que tú, solo un poquito más vivo, y uso palabras como priorizar, diversificar, gestión de daños... Términos que tomo prestados de mi formación empresarial y que traducidos al lenguaje real significan renunciar, abandonar unas cosas por otras y racionalizar las derrotas. Pero sinceramente, y con el corazón en la mano, significan rendirse en muchas de las ocasiones. Rendirse es morir un poco, pero sólo un poco, sobrevivirás.

No te perdono porque gente como yo te ha convencido de que, no ser capaz, es ser cobarde, y no lo es. Me disculpo por ello. Porque algunas renuncias nos obligan a estar más solos, más lejos, a ser menos uno mismo y morir un poco por dentro. Vemos en las películas a las madres de los guerreros diciéndoles, vuelve con tu escudo o sobre él... Porque la derrota no es una opción, si no conlleva la muerte. La gloriosa muerte de quien cae en la batalla... Gilipolleces! Eres una mamá azul, sabes que sobrevivir no es una opción, es la única opción. Así que si olvidar un sueño, cambiar de camino o perder tu esencia es el precio, lo pagas y sigues adelante. Pero, por favor, no te disculpes con nadie, no es justo para ti. Si no puedes seguir siempre hay un motivo, ayúdate a descubrirlo y comprenderte, quiérete al hacerlo. El poeta Santos Isidro Seseña escribió este verso que me ayuda cuando el camino es demasiado largo, y así poder centrarme solo en el siguiente paso:

 

Para algunos la vida es galopar un camino

empedrado de horas minutos y segundos,

yo, más humilde soy, y sólo quiero

que la ola que surge del último suspiro de un segundo,

me transporte mecido hasta el siguiente.

tired-runner-630x315

Todo lo que empieza termina, quizás con la excepción de algunos amores que son eternos, como el que siente una madre por sus hijos y los de los cuentos... Sigue tu camino con la cabeza bien alta, continúa con los proyectos que aún tienes y que son tan importantes o más que el que dejaste atrás, y que te harán tan feliz o más que aquel. Porque ese no era para ti, no pasa nada.

Y como decía la fábula del escorpión, no puedo evitar lanzar un mensaje positivo, ya me conoces, es mi carácter, sabrás perdonarme, Verdad?...

Quiero que te levantes, te sacudas el polvo y avances. Cuando encuentres tu camino, vuelve a mi, cuando creas que estás lista para otra meta, mira a tu alrededor y me encontrarás presto para la batalla, eso es lo que hacen los amigos. Porque no me voy, pienso quedarme aquí, donde siempre he estado y si esta vez hemos perdido la batalla, estoy dispuesto a ganar la guerra contigo.

Si quieres, solo si tu quieres, seguiremos caminando juntos, y es que juntos siempre somos MEJORES

 

RAFA SUÑER

 

 

Una respuesta a “A ti, que te has rendido”

  1. delia dice:

    Estupendo mensaje 😭me ha servido de mucho porque aveces también siento que no puedo más pero miro la carita de mi ángel y recobró las fuerzas. Gracias por compartir tu escrito me haz llegado a emocionar y esta mañana que estaba a punto de tirar la toalla la he recogido de nuevo secado mis lágrimas y me dispongo a seguir mi meta que es que mi hija siga avanzando cada día más 👍

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2015 EXTRAordinarios
Siguenos en facebook